Así será la Nueva Red 5G

 

La Nueva Tecnología del  5G y el IoT

 
En el post anterior estuvimos hablando de las tendencias en telefonía celular que se han podido observar a lo largo de este año 2018, entre ellas vimos que la nueva red inalámbrica 5G esta en desarrollo. Esta nueva tecnología va a ser capaz de realizar muchas más cosas que las antiguas redes pues el 5G formará parte del “internet de las cosas” o IoT, el cual representa un nuevo nivel en materia de comunicación y network.

Las ventajas e innovaciones del 5G son de gran alcance, entre ellas se encuentran el aumento considerable de la velocidad de conexión, hasta 10Gbps (10 Gigabytes por segundo). Una Latencia de 1 milisegundo. Ancho de banda 1000 x por unidad de área. Un 100% de cobertura y 90% de reducción del uso de energía de la red que permite hasta 10 años de vida útil de la batería para un dispositivo IoT.

El principal uso que se le daría a esta tecnología estaría en el control remoto de los dispositivos, el monitoreo de redes de sensores, navegación de vehículos autónomos, aplicación para drones y robótica en general, sistemas de monitoreo de salud, y sistemas de alerta de desastres.

Otros usos más sencillos tienen que ver con streaming de video, video-llamada multipersona, realidad virtual, internet táctil, nube de datos, etc.

Esta tecnología comenzó a desarrollarse en el 2013 en Japón y Corea del Sur, donde marcas como Samsung, Huawei y Ericsson comenzaron a desarrollar prototipos. Ericsson y Telia Sonera están planificando tener la disponibilidad del servicio comercial para finales de este año, al menos en Estocolmo y Talin. Mientras tanto Japón espera lanzar la tecnología 5G en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La implementación de las redes 5G significará todo un desafío para los operadores de redes móviles, pues requerirán una inversión masiva en la infraestructura de las redes, debido a que para alcanzar el desempeño idóneo de esta tecnología, es necesario utilizar fibra óptica, además de que se operará en un nuevo espectro en el rango de 6 a 300 GHz.

Una vez implementadas las señales 5G, es muy posible que la tecnología del Wi-Fi sea descontinuada y reemplazada, ya que el Wi-Fi funciona con la red de área local, lo cual limita el alcance de su funcionamiento y velocidad mientras que los nuevos equipos con IoT requerirán de un gran nivel de respuesta.

Ahora bien, ya hemos utilizado varias veces el término Internet de las Cosas en este post, y especificando bien lo que significa sin intención de caer en lo obvio, el internet de las cosas simplemente se refiere a que prontamente no solo las computadoras y los teléfonos celulares tendrán acceso al internet, sino una gran variedad de objetos, como automóviles, casas, vehículos de cualquier tipo, televisores y demás electrodomésticos como cafeteras, lavadoras, refrigeradores, juguetes y un gran etc. Pero imagino que habrán notado que muchos de esos objetos nombrados ya están conectados al internet en la actualidad, lo que pasa es que sus funciones y capacidades se encuentran sumamente limitadas por las redes actuales (4G LTE) mientras que la 5G permitirá potenciar y extender muchísimo más las posibilidades de sus funciones.

Y ahora, la verdadera pregunta sería: para qué necesitamos que las cosas tengan internet?

Bueno, la principal función práctica recaería en permitir el funcionamiento remoto de las cosas, (como ya se ha dicho) y en aumentar la interactividad de las mismas.

Otras aplicaciones importantes serían las siguientes:

  • En la industria de producción en masa: Para controlar los procesos de fabricación, robots ensambladores, sensores de temperatura, etc, el fin es centralizar el control de la infraestructura por completo.
  • En el control de infraestructura urbana: Para el control de semáforos, puentes, vías de tren, cámaras urbanas, permitiendo monitorear el correcto funcionamiento de sus estructuras además de adaptar más flexiblemente su funcionamiento ante nuevos eventos.
  • Para el control ambiental: Permite acceder desde prácticamente cualquier parte a información de sensores atmosféricos, meteorológicos, y sísmicos.
  • En el sector salud: Le permite al personal de salud monitorear activamente a los pacientes de manera ambulatoria y no invasiva.